Botiquín natural para las vacaciones de verano

A pesar de los posibles ideales de que en verano no nos ponemos tan malos como en invierno, con la llegada de la temporada estival se presentan algunas patologías que pueden ser un gran lastre de nuestras vacaciones. Por ello os presentamos un pequeño botiquín natural que pueda ayudarnos con los inconvenientes típicos de la estación.

1) Resfriados veraniegos

Los síntomas más comunes son la inflamación de garganta, resfriados, otitis, etc. Son problemas típicos de los cambios de temperatura, la exposición a aires acondicionados y el contacto continuo con el agua de la piscina o la playa.
Botiquín: En este caso, el gran aliado es el propóleo. Totalmente natural, tiene un efecto antibacteriano, antiviral, antiinflamatorio, cicatrizante y analgésico. De forma que ayuda a tratar y prevenir dolencias relacionadas con los oídos y la garganta.

2) Trastornos gastrointestinales

Llevamos varios meses cuidando de nuestro cuerpo en la `operación bikini´ para poder permitirnos esos excesos típicos de verano. Y son esos excesos los que si no los controlamos es muy probables que aparezcan problemas. La diarrea es uno de ellos muy frecuente, sobre todo cuando salimos de viaje, por eso ten siempre es bueno tener a mano los probióticos, esas bacterias beneficiosas que nos protegen frente a todo tipo de problemas intestinales, repoblando la flora intestinal.
Por otro lado, para el estreñimiento ocasional, típico del viajero, puedes recurrir a una mezcla de hierbas, bien en infusión o en cápsulas, compuesta por sen, ruibarbo, alcachofa, anís verde, comino, y regaliz. Estas plantas tienen un efecto laxante.

3) Quemaduras sol

Antes de nada, hay que recalcar que en este caso más que otro es mejor prevenir que curar. Preparar la piel con betacaroteno, (provitamina A) y omegas 3 y 6 que actúan como agente antienvejecimiento, nos van a ayudar a ponernos más morenos sin y además de favorecer la duración del bronceado.
Tras el baño de sol, nada mejor que ayudar a la piel a recuperarse con un gel bio activo puro de aloe vera, que tiene la capacidad de regenerar la piel y ejerce un efecto calmante.

4) Protección de nuestro pelo

Nuestro cabello también sufre mucho en vacaciones a causa de los baños en la piscina, la exposición al sol y los continuos lavados y secados. Nada mejor que fortalecer el cabello con suplementos que contengan vitamina B, levadura de cerveza y zinc, sustancias que ayudan a prevenir la caída y a activar el crecimiento de nuevo cabello.

5) Protección Picaduras de insectos

Una de las cosas más odiosas del verano son los molestos mosquitos y sus picaduras, sin embargos tenemos una solución natural muy útil. Se trata de una mezcla de aceites esenciales, que actúa como repelente de insectos, especialmente citronela y geranio. La esencia de citronela evita y calma la picadura de bichos como los mosquitos. Repele o ahuyenta los mosquitos y las pulgas. Se pueden poner varias gotas en muñecas y tobillos o podemos diluir 10 gotas de la esencia de citronela en 30 ml. de algún aceite vegetal base (almendra, sésamo, etc.). También podemos poner varias gotas en las lamparitas para quemar esencias o en vaporizadores o difusores de esencias.

6) Hongos Piscineros

Los hongos son otro de los problemas habituales del verano dado que solemos frecuentar piscinas, pantanos, ríos o zonas húmedas y frescas que nos ayuden a combatir el calor. Esa combinación de contacto continuo de agua y altas temperaturas da como resultado la aparición de hongos. En este caso, el aceite esencial de árbol del té no puede faltar en tu maleta, puesto que se trata de un gran antiséptico preventivo de hongos e infecciones. Para complementar este tratamiento externo, el propóleo es tu aliado de forma interna, ya que ayuda a combatir las infecciones.
7) Antiinflamatorio natural
Si optamos por un viaje aventurero, entonces no debemos dejarnos fuera de la maleta un antiinflamatorio natural, como puede ser un complemento a base de curcuma, sauce y harpagofito.
-El harpagofito y la curcuma actúa como antiinflamatorio y analgésico;
-La cola de caballo contiene una importante cantidad de sílice, magnesio, potasio y otros minerales, acelerando así la curación de los huesos en casos de fracturas y reduce los tejidos inflamados;
-Sauce contiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Como curiosidad decir que de la corteza de sauce se deriva la Aspirina.