¿Cándidas? Soluciones efectivas y naturales

¿Qué es la cándida?
Lo primero que debemos saber es qué es realmente la cándida.
La cándida es una levadura que generalmente está presente en seres humanos sanos, en particular sobre la piel, pero su crecimiento suele verse limitado gracias al sistema inmune, a la competencia de otros microorganismos, … Algunas de las principales funciones que tiene en nuestro organismo son la de mantener el equilibrio de pH junto con las bacterias así como la eliminación de los metales pesados,  o los restos de los Carbohidratos mal digeridos en nuestro cuerpo.

Existen más de 150 clases de Cándidas, aunque la más común es la Cándida Albicans. La candidiasis es la infección originada por el crecimiento desmesurado de esta levadura.

Causas

El simple hecho de no regenerar la flora intestinal con Probióticos después de un tratamiento de antibióticos puede ser uno de los orígenes más comunes.

También el uso externo de detergentes o de duchas o algunas irregularidades internas (hormonales o fisiológicas) pueden provocar trastornos en la flora vaginal habitual.  La diabetes mellitus, operaciones quirúrgicas, el uso excesivo de azucares o carbohidratos, falta de nutrientes… se consideran factores de riesgo que están relacionados con una mayor incidencia de infecciones. El uso de trajes de baño húmedos por periodos largos, beber en exceso agua del grifo (el cloro destruye poco a poco la flora intestinal) o flúor también puede ser un factor de riesgo.

Pero si  hay dos factores que suelen ser denominador común son:
Contar con un sistema inmune deprimido, debilitado.
El distres, definitivamente las cándidas se “alimentan” de exceso de estrés.

¿Cómo puedo detectar si tengo Cándidas?
Si quieres realizar una prueba casera para ver si tienes cándidas puedes realizar lo siguiente:
En ayunas (sin comer ni beber), llenas un vaso de agua del grifo hasta la mitad. Saliva durante unos segundos en la boca y vierte la saliva sobre el agua del vaso. Si tienes cándidas veras como desde la parte superior del agua salen hacia abajo una especie de “raíces”.

Los síntomas de la candidiasis pueden variar según el área que esta afecte. Infecciones de la vagina o de la vulva pueden causar picazón grave, ardor, dolor, irritación y una descarga blanquecina o blanco grisáceo con consistencia como de requesón, a menudo con una apariencia similar a grumos. Estos síntomas también están presentes en la más común vaginosis bacteriana.
Otros de los síntomas comunes son:

  • Dolores musculares
  • Jaquecas
  • Depresión
  • Estreñimiento/diarrea
  • Tristeza
  • Fatiga crónica
  • Gastritis
  • Afonía

Para que nos hagamos una idea, las cándidas tienen forma de “tallarín” microscópico, y cuando crecen demasiado pueden llegar a favorecer el desarrollo de enfermedades como Chron, lupus, asma, artritis reumatoide, fibromialgia, psoriasis, síndrome del intestino irritable, hipoglucemia, sinusitis…

FASES DEL TRATAMIENTO NATURAL

FASE 1: DEBILITAR A LAS CANDIDAS
Las cándidas son levaduras muy, pero que muy guerreras! En su estado micótico son capaces de producir 79 tóxicos, entre ellos el más abundante es el acetaldehído. Así que antes de empezar a atacarlas es necesario que las debilitemos para que el tratamiento sea efectivo.

¿Cómo las debilitamos? Pues con una dieta bastante estricta eliminando todas aquellas sustancias de las que se alimentan:

a)    Nada de azúcar o alimentos con sabor dulce. Reducir o eliminar

  • Lácteos incluidos los yogures
  • Boniatos
  • Calabaza
  • Patatas
  • Refrescos azucarados
  • Miel
  • Frutosa (no comer ningún fruta)
  • Cereales (Tampoco Seitan)
  • Bollería
  • Helados

b)    Nada de fermentados. Reducir o eliminar

  • Cerveza
  • El té negro (está fermentado) y el té Oolong (semi-fermentado)
  • Vinagres fermentados
  • Tofu,  chucrut, la salsa de soja, el tamari, los encurtidos, la mostaza, el Miso, el amasake, el Tempe, Kombucha, etc.

c)    Nada de levaduras. Reducir o eliminar

  • Bebidas con alcohol
  • El extracto de levadura lo encontramos en muchos alimentos como cubitos o caldos concentrados, en muchos patés, etc.
  • Pan, Pizzas, bollos tartas
  • Levadura de cerveza
  • Hongos (setas)
  • Los quesos con moho (tipo Camembert, Roquefort, Saint Maure, Brie, Stilton, Gorgonzola, Cabrales…)

¿Durante cuánto tiempo debemos seguir esta dieta?.

Aunque no hay una regla fija, es recomendable mantenerla tantos meses como años lleves sufriendo candidiasis.

No se trata de volvernos obsesivos con la dieta sin levaduras sino de observar como nos sentimos tomando o dejando de tomar determinados alimentos.

Por supuesto, a eso nos ayudará mucho el tener un médico especialista consciente de la relación entre dieta y salud.

Y entonces ¿qué puedo comer?

Es importante que todos los alimentos que ingieras sean lo más sanos y lo mas “limpios” o ecológicos posibles.

  • Huevos.
  • Legumbres,  Pipas de girasol, chía y de calabaza.
  • Pastas, harinas y tostadas de quínoa, trigo sarraceno, amaranto, mijo, centeno y arroz.
  • Bebidas vegetales. De todas las bebidas vegetales la Bebida de soja es la que deberías tomar en menor cantidad por la posibilidad de acumulación de metales pesados.
  • En vez de vinagre normal, para aliñar tus ensaladas puedes utilizar vinagre de manzana (no fermentado) o zumo de limón.
  • Aceite de oliva o de semillas (girasol, lino, pepitas de calabaza…).
  • Aguacate o una buena tostada de trigo sarraceno con un poquito de aceite y ajo recién cortado es un desayuno ideal.
  • El sirope de agave es un sustituto perfecto para el azúcar, pero no es recomendable introducirlo antes del 2-3 mes de dieta.

FASE 2: ATACAR CON LA MAQUINARIA PESADA
Cuando llevas varios meses con la dieta, habrás conseguido debilitarla así que es el momento de atacar (aunque debes seguir manteniendo la dieta). Durante este periodo puede ser que tengas alguna reacción adversa (síndrome de Herxehimer).
Debido al alto grado de toxicidad que se encuentra el paciente de candidiasis, el hígado tiene que filtrar una gran cantidad de químicos.

Por eso es muy recomendable que al menos durante los 2-3 primeros meses complementes tu alimentación con elementos como el cobre, selenio, zinc, magnesio, vitaminas C y B, glutatión, ácidos grasos esenciales… y/o con un multivitamínico (asegúrate que no lleve ningún tipo de levadura). También debes tener en cuenta que en este proceso de auto-desintoxicación el hecho de estar en contacto con humos, perfumes otros químicos inhalantes puede perjudicarte.

A partir del 2º-3º mes es cuando empezamos con el tratamiento propiamente dicho. Algunos de los productos naturales que te ayudaran a combatirla son:

  • Extracto de semilla de pomelo (Citrobiotic)
  • Cándida forte (Nature´s Plus)
  • Perlas de aceite de orégano (Marnys)
  • Holocandi (Equisalud)
  • Candisan (Sura Vitasan)

Es conveniente ir alternando 2-3 productos semanalmente o cada 15 días para ir mejorando la eficacia y “desconcertando” a las cándidas.

Es muy importante a la vez que tomas cualquier de estos productos, tomar ácido caprílico que va a favorecer la eliminación de los metales pesados que se resisten.

FASE 3: REPOBLAR
Pasados otros 2-3 meses, o cuando crees que te encuentras mejor es el momento de repoblar flora (Probioticos o Simbióticos), no antes porque su efecto sería muy residual.

Otros de los productos que también te pueden ayudar a terminar con las cándidas (si las cándidas son vaginales) son los óvulos vaginales (Feminaflor).

Es recomendable seguir realizando lavados, con extracto de semilla de pomelo o con una mezcla de agua y aceite de árbol de té.

Pasados 9-10 meses, es el momento de empezar a introducir patatas, algo de fruta, yogures de soja.

Como ves el proceso de la candidiasis es largo y a veces duro, pero hemos de decir que si eres constante, al final lo superas y consigues recuperar tu estado de bienestar que tenias antes que empezaras a sufrir las cándidas.

Nota: La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. Nuestra primera recomendación ante cualquiera de los síntomas o duda, es que visites a tu médico.
(Carmen Hernandez  y Eduardo Sanz)