Cómo lidiar con los piojos en la vuelta al cole

Los piojos son unos insectos de entre dos y tres milímetros de longitud que habitan en el pelo, las cejas o las pestañas y se alimenta de la sangre que extraen del cuero cabelludo. Generalmente el contagio por este tipo de insectos viene por contagio de otras personas portadoras, en especial niños entre 3 y 10 años.

Esto se debe a que a partir de la edad de 10 años el cabello comienza a desarrollar sebo, lo que se hace muy desagradable para los piojos y por tanto rehusan de vivir ahí. Otra de las cosas que estos bichitos odian son los tintes de pelo, estos productos por lo general contienen un alto contenido en amoniaco, algo que no soportan.

Como siempre os decimos, mas vale prevenir que curar. Por tanto hay que observar bien a nuestr@ hij@ a diario y advertirle de que no comparta toallas, peines, horquillas o gorros con otros niños.

No es muy conveniente usar la loción para prevenir ya que los piojos se pueden hacer resistentes a los medicamentos y el cabello se debilita con el uso continuo de insecticidas.

En el caso de que estos parásitos aparezcan en tu hij@, lo primero es usar un buen antiparasitario, ¡de esa forma puedes conseguir que se le vayan a la primera! El producto más usado es la loción de permetrina ya que no es muy tóxico pero es muy eficaz. Las lociones siempre han de aplicarse sobre cabello seco, no húmedo o después del baño. Os aconsejamos que insistáis también sobre la nuca y detrás de las orejas ya que son zonas críticas para las liendres. Después de aplicar la loción se debe cubrir la cabeza con un gorro para que el efecto de la loción tenga mayor impacto y recoja los piojos muertos que se han desprendido. A continuación hay que lavar el pelo y aclararlo para desprender al 100% los insectos.

¿Y si vuelvan a aparecer en unos días?

En ese caso hay que consultar al médico para que cambie el tipo de loción usada, puede que no haya sido compatible con su tipo de cabello o piel. También se debe revisar si el afectado tiene erosiones o heridas en el cuero cabelludo.

En cuanto a las liendres, se debe usar una liendrera de cerdas muy finas unos días después del uso de la loción.