Cremas solares, ¿conoces la diferencia entre filtros químicos y físicos?

FILTROS QUÍMICOS

 

Los filtros químicos son sustancias sintéticas, la mayoría derivadas del petróleo. Para ser efectivos necesitan ser absorbidos por la piel. En la epidermis, provocan una reacción química, para protegerte de las radiaciones nocivas del sol.

El departamento de farmacología de la Universidad de Zurich ha denunciado que la mayor parte de los protectores solares farmacológicos tienen actividad hormonal. Esta afirmación quiere decir que sus componentes funcionan como disruptores hormonales.

Otro de los puntos a considerar es que algunos de estos filtros pueden causar dermatitis alérgicas o fotoalérgicas de contacto; es decir, una “reacción alérgica” en la piel, tras una exposición prolongada al sol.

En cuanto a la aplicación de los solares químicos, la protección solar comienza a ser efectiva a partir de los 20, 30 minutos desde su aplicación. Por este motivo, existe riesgo de quemadura este tipo de protección no se aplica con la estipulada antelación. Si no se tiene en cuenta el “efecto retardado” de la protección, la piel puede sufrir mucho, especialmente si es clara.

 

FILTROS FÍSICOS

 

Los filtros solares físicos o minerales actúan «sobre» la piel como un espejo, reflejando los rayos solares (UVA, UVB e infrarrojos) y evitando que penetren en nuestras células, protegiéndonos de sus efectos nocivos.

Son efectivos desde el momento en que los aplicas. No necesitas esperar para estar protegido. Al no ser absorbidos por la piel, no hay riesgo de sufrir alergia en la piel. Son muy recomendables y seguros en niños y personas con pieles sensibles.

Otra de las ventajas de estos protectores es que son biodegradables y respetuosos con la naturaleza. Los filtros físicos no tienen efectos perjudiciales en el medio ambiente, a diferencia de los químicos. A través del agua, los solares químicos pueden dañar los arrecifes de coral. De hecho, en ciertas playas, se ha prohibido el uso de algunos de estos productos químicos.

Los filtros solares físicos o minerales más utilizados son el Oxido de Zinc y el Dióxido de Titanio. El Oxido de zinc se emplea mucho en protectores solares específicos para bebés, niños y pieles sensibles. Es muy afín a la piel.

El uso de la nanotecnología para intentar que las cremas sean más fluidas, también es un tema de estudio, bastante controvertido. Ante la posibilidad de que estas partículas tengan efectos no deseados en la piel, casi la totalidad de fabricantes ecológicos ya han excluido de sus cremas solares las nanopartículas.

 

Si quieres informarte más sobre sobre los efectos que tienen los filtros solares en nuestra piel, puedes escuchar a Eduardo Sanz aquí. 

Related posts