Espelta: el trigo salvaje

 La Espelta  

La espelta es una variedad de trigo que se cultiva desde hace unos 7.000 años aproximadamente y se considera el origen de todas las variedades de trigo actuales. En algunas zonas se conoce como “trigo salvaje” debido a su aspecto más rústico y su sabor más intenso.

Al contrario de otras semillas con muchas modificaciones genéticas, la espelta no ha sufrido tantas variaciones y esto se refleja en nuestro organismo, en el sentido de que produce menos alergias, se digiere y se asimila mucho mejor.

La espelta, al igual que el trigo común, se utiliza para elaborar pan, bollería, harinas, cerveza, copos y sémolas. En forma de germinados se multiplican sus nutrientes y su sabor resulta ligeramente dulzón y muy agradable.


Propiedades de la espelta


  • La espelta es rica en proteínas, minerales, vitaminas y oligoelementos.

  • Contiene los 8 aminoácidos esenciales que necesita nuestro organismo diariamente. Al contener vitamina B2, estos aminoácidos son mejor metabolizados por el organismo.

  • Su gran aporte de magnesio, hierro, fósforo, vitaminas y betacaroteno la convierten en un alimento muy nutritivo.

  • Aporta fibra, ideal para el estreñimiento, sobrepeso  y cualquier otro problema causado por la falta de fibra.

  • No contiene colesterol.

  • El contenido en gluten es muy bajo por lo que es mejor tolerado, aunque sigue siendo no apto para celíacos.

  • También es muy rica en ácido silícico que es uno de los nutrientes más necesarios en nuestro organismo puesto que forma parte de los tejidos y órganos.

¿Sabías que?


Algunos médicos han comprobado que al consumir espelta muchos de sus pacientes mejoran de lo que ellos llaman “subalergias” o síntomas que no tenían explicación aparente, como son algunos problemas de piel, algunas cefaleas o dolores inespecíficos, gente que no podía adelgazar con facilidad, etc.
Las personas alérgicas al trigo o al gluten, mejoran considerablemente su calidad de vida al cambiar el trigo por la espelta y las pequeñas alergias derivadas del consumo de trigo desaparecen o disminuyen considerablemente.