La Equinácea

Propiedades terapéuticas de la Equinácea en la Medicina Natural.
La Equinacea (o Echinacea) es una planta de la familia Asteraceae nativa de Norteamérica. Las hojas, raíces y flores de sus diferentes especies se han utilizado tradicionalmente como hierba medicinal por las propiedades curativas que poseen, especialmente como desinfectante bactericida.
Los indios norteamericanos aplicaban los remedios a base de Equinacea para curar las heridas causadas por flechas y a las mordeduras de serpiente.

Propiedades

Dentro de las propiedades que se le atribuyen a esta excepcional planta destacamos las siguientes: inmunoestimulantes, antialérgicas, fúngicas antiinflamatorias, antisépticas, cicatrizantes… y su famoso efecto preventivo de resfriados y gripes, que reduce los síntomas cuando ya los hemos contraído y nos ayuda a evitar recaídas.
La equinácea es un recurso herbario estupendo que nos ayuda a reforzar el sistema inmunitario, activando la formación de leucocitos y evitando la acción de posibles virus y bacterias.

Indicaciones
  • Está indicada para todo tipo de problemas respiratorios (gripe, bronquitis, faringitis, sinusitis…).
  • Comúnmente se utiliza para tratar otras infecciones como pueden ser la influenza, el herpes genital, enfermedades de las encías, el tifus, infecciones de levadura vaginales, del tracto urinario o del torrente sanguíneo.
     
  • A nivel tópico la Equinácea depura y purifica la sangre bloqueando la expansión de infecciones y favoreciendo la regeneración de los tejidos y la cicatrización. Es recomendada en afecciones de piel de eccemas, dermatitis atópica, …
  • También se aplica en otras afecciones como por ejemplo el síndrome de fatiga crónica, reumatismo o incluso el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Sabías que…

Un estudio publicado en la revista “The Lancet Infectious Diseases” comprueba que la Equinácea puede disminuir un 58% el índice de probabilidades de resfriarse y acorta en 36 horas la duración de los síntomas.