Las propiedades de las arcillas para el cuidado de la piel

Las arcillas medicinales se utilizan para multitud de funciones en nuestra piel y la clave de su eficacia la encontramos en sus componentes mineral-medicinales, que ayudan al cuerpo a que recupere la salud perdida. Sílice, Magnesio, calcio, sodio, potasio, hierro…

Para su preparación y conservación es esencial evitar utensilios de plástico y metal, y recipientes esmaltados. Utilizar envases de cristal y manipular con espátulas de madera (debido a la capacidad de absorción de las arcilllas). También es importante realizar la mezcla con agua mineral o purificada, evitando el agua clorada del grifo. Opcionalmente se pueden añadir aceites esenciales y extractos de plantas para reforzar su acción terapéutica.

En Herboristería La Salud, podrás encontrar 3 tipos de arcillas. Te contamos como usarlas:

 

 

ARCILLA BLANCA

Lo más recomendado con la arcilla blanca es el uso externo, en forma de cataplasmas, mascarillas o baños. 

La arcilla blanca o pura es antibacteriana y antiinflamatoria. Favorece la cicatrización de las heridas en la piel.

Es la arcilla más suave para la piel, pero no por ello menos efectiva. En preparados faciales, es una excelente mascarilla seboreguladora, pero además exfolia la piel al absorber las impurezas. Tiene un efecto hidratante, ya que, a diferencia de otras arcillas conocidas, la arcilla blanca mantiene la humedad en el manto hidrolipídico de la piel; suavizándola y de efecto calmante.

Es antiséptica: Al entrar en contacto con la piel es capaz de absorber y arrastrar todo tipo de toxinas e impurezas del interior al exterior de nuestra piel.

Estimulación regeneración de la piel: Gracias a sus propiedades elimina las células muertas y promueve el crecimiento y el desarrollo de nuevas células.

Como desodorante: La arcilla blanca en sus propiedades en desinfectante. Absorbe muy bien y actúa como un desodorante natural para combatir el sudor e impedir el mal olor

Utilización como mascarilla: Sobre todo a sus propiedades y suavidad se utiliza frecuentemente como mascarilla para limpiar y calmar a las pieles atópicas que tienen dermatitis. Ya que después de su utilización se siente una sensación de alivio y frescor. Previene las arrugas y otras líneas de expresión que se forman en la piel.

 

 

ARCILLA NEGRA O VERDE

Esta arcilla puede obtenerse en polvo o en tubo ya preparada para aplicar.

Lesiones musculares y torceduras: la arcilla es muy eficaz para reducir las molestias causadas por los músculos tensos y doloridos. También ayuda a recuperarse de lesiones musculares como los esguinces, porque relaja el músculo y regenera celularmente el área afectada.

Pequeñas heridas y cortes: la arcilla verde puede ser de ayuda para limpiar y desinfectar pequeñas heridas y rozaduras.

Pequeñas quemaduras: la arcilla calma con rapidez el dolor provocado por las pequeñas quemaduras. Actúa como un antiinflamatorio, desinfecta y acelera el proceso de curación al ayudar al cuerpo a regenerar las células de la piel, favoreciendo su cicatrización.

Aftersun natural: añadir una taza de arcilla verde a una bañera de agua fría y sumergirnos en ella para aliviar el enrojecimiento e irritación de la piel tras la exposición al sol.

Picaduras de Insectos: la arcilla tiene la capacidad de extraer el veneno fuera del cuerpo y además calma la piel irritada e inflamada, por eso es ideal para usar en mordeduras y picaduras de insectos. Retirar el aguijón si lo hubiera y aplicar con rapidez una compresa o emplasto grueso sobre la zona.

Retrasa el envejecimiento: La arcilla verde nutre nuestros tejidos con minerales y absorbe toda la radiación solar.

Para pieles grasas: La arcilla negra tiene un gran poder para regular y absorber el exceso del sebo en este tipo de pieles

Absorbente y natural: La arcilla negra se usa con mucha frecuencia en pieles en las cuales se pretende conseguir reducir los líquidos y corporales y está constituida con altos ingredientes minerales y nutrientes muy importantes para la piel.

 

 

ARCILLA ROJA

El color de la arcilla roja se debe a su gran contenido en óxido de hierro, compuesto que no contienen ninguno de los otros tipos de arcilla y que la hace diferente. Es útil para tratar la inflamación en las articulaciones. Es recomendada para pieles sensibles e irritadas.

Favorece el flujo de sangre, ya que proporcionas más oxígeno a la musculatura haciendo que se recupere más rápido de cualquier tipo de lesión muscular. (utilizar cuando la inflamación no es aguda).

La arcilla roja favorece el tratamiento de las piernas con varices, aliviar los dolores relacionados con la artrosis o las inflamaciones ligeras.

Acné y puntos negros: Se aconseja para las pieles sensibles y delicadas porque se seca menos la piel que con la arcilla verde. En pieles o zonas grasas ayuda a controlar el exceso de sebo y también es útil para eliminar los granos y los puntos negros.

 

La arcilla roja también nos ayuda a mejorar la circulación y dar más vitalidad a nuestra piel. Para todo esto primeros debemos llenar una bañera con abundante agua caliente, luego en un bol mezclamos de cucharadas de la arcilla roja con aceite de centella y mezclamos hasta que obtengamos una crema y cuando obtengamos la crema le añadimos dos gotas de aceites de lavanda y clavo.

Dentro de la bañera nos remojamos el cuerpo y nos aplicamos la crema por el cuerpo y luego nos introducimos otra vez en la bañera sobre unos 10 minutos. Al finalizar enjuagar.

 

Para conseguir los mayores beneficios de la arcilla roja debemos hacer nuestra propia mascarilla.

En Primer lugar, mezclamos la arcilla roja con algo de agua

En Segundo lugar, debemos remover toda la mezcla hasta que se haga una pasta homogénea

En Tercer lugar, nos tenemos que asegurar que tenemos toda la piel limpia en la cual nos aplicaremos la arcilla y lo podemos hacer mediante nuestra mano o con un pincel

En Cuarto lugar deberemos quitar la arcilla de la cara cuando empecemos a notar que se está secando y habría que hacerlo con abundante agua.

Para un mejor uso de la arcilla roja nos la debemos aplicar por lo menos 2 veces a la semana