Las úlceras pépticas y el Helicobacter Pylori

Las Ulceras Pepticas y el Helicobacter Pylori (HP)

El HBP es una bacteria que se halla en la mitad de la población mundial y que infecta la mucosa del estomago y del duodeno, relacionada con el origen de  enfermedades gastrointestinales como gastritis crónica, úlcera gástrica o duodenal y con algunos tumores.

En los últimos años, los especialistas del SEPD han detectado que está aumentando la resistencia de esta bacteria a los antibióticos por lo que combatir la infección por HP es cada vez más difícil.
Si tenemos en cuenta que entre un 10-15% de los portadores de la bacteria Helicobacter Pylori (HP) desarrollara una enfermedad relacionada con ella, nos encontramos ante una situación a tener en cuenta de forma inmediata.

La infección se suele adquirir en la infancia, afecta a dos tercios de la población mundial de todas las edades.  La vía de transmisión parece ser a través del agua o alimentos o por contacto directo de boca a boca, propagándose entre las personas que conviven o comparten comida.
Una vez se ha adquirido la infección, solo en parte de los infectados presentará síntomas, entre los que se incluye:

  • Irritación del estomago
  • Dolor abdominal
  • Acidez/reflujo
  • Nauseas/ vómitos
  • Heces oscuras
  • Disminucion del apetito

El HP es una bacteria capaz de vivir en ambientes extremadamente ácidos como el estomago humano. Gracias a sus flagelos y su forma espiral, puede atornillarse, penetrar y colonizar las paredes del estomago, y del duodeno.

Partiendo de la base que el H. pylori es difícil de erradicar del estómago, en la actualidad el tratamiento se desarrolla en base a la combinación de varios antibióticos de uso común, junto con inhibidores de la bomba de protones (IBP).

Desde la medicina natural cada vez mas se incorporan alimentos que ayudan a reducir de forma significativa el HP.

Moringa Oleifera: Ademas de ser considerado un super-alimento es un excelente equilibrador del ph del estomago, demostrando su eficacia contra la bacteria.

Para potenciar el tratamiento de la Moringa se apoya con la ingesta de un jarabe natural enzimático así como seguir una dieta alcalina que ayude a equilibrar el ph. Las proporciones deberían ser de 75% de alimentos alcalinos y un 25% de alimentos ácidos.

Pylodigest + Carbonato de Calcio: La unión de ambos suplementos han demostrado un reducción significativa del Hp y por tanto de sus síntomas:

Control Gástrico: Disminución de las molestias
Alternativa a los tratamientos habituales (antibióticos)
    -Evita resistencias
    -Evita destrucción de la flora intestinal
Control y alivio inmediato de la acidez

Sobretodo destacar la gran ventaja de estos tratamientos, ya que no presentan ningún efecto secundario