Los árboles también sangran

La Sangre de Drago no es el resultado de una pócima mágica, tampoco una receta sacada de un libro de brujería. La sangre de Drago es una variedad de látex extraído de la savia de color rojo que se extrae de la corteza del árbol Croton Lechleri.

Aunque originariamente este árbol suele encontrarse en Centroamérica y Sudamérica, a una altitud de entre los 1500 y 3000 metros de altura, también podemos encontrar ejemplares de esta especie en las islas Canarias y el oeste de Marruecos, mucho más cerca de nosotros. Desde la época romana, su sangre ya era transportada al resto de Europa para venderla como medicina, tinte y fuente de barniz.

 

¿Cómo lo utilizamos?

Vía oral – La sangre de Drago se puede tomar directamente o diluida en un poco de agua, pero siempre manteniendo la posología del fabricante o terapeuta.

Forma tópica – Aplicada sobre la piel, alivia el dolor y reduce la inflamación, ayudando enormemente en la regeneración de la piel. Es extremadamente útil para aquellos casos de quemaduras, dermatitis, picaduras, mordeduras y úlceras en la piel.

También puede utilizarse como desinfectante de heridas a nivel cutáneo.

Mucosas – Para situaciones de erosiones y/o infecciones de mucosas de la cavidad bucal y dolencias a nivel de faringe como gingivitis y sangrado de encías, se utiliza en forma de colutorios, disuelta en agua. Para tratar la faringe-amigdalitis crónica y aguda, haciendo gárgaras disuelta en un poco de agua.

Tradicionalmente, la Sangre de Drago se preparaba disolviendo su “látex” en una infusión de llantén o malvavisco, para, seguidamente, darle uso en forma de lavados, cataplasmas o friegas sobre la zona de la piel afectada.

 

¿Cuáles son las principales propiedades de la Sangre de Drago?

Cicatrizante – Una de las principales características es su potencial hemostático. Podemos utilizar la Sangre de Drago para cerrar y contraer las heridas, acelera el proceso de formación de la costra y  de regeneración de la piel, pues incentiva la formación de colágeno.

Analgésico y anti-inflamatorio – Ayuda no solo a reducir la sensación de dolor, sino que bloquea la respuesta del tejido en la generación de sustancias inflamatorias. Por tanto, funciona como un analgésico de amplio espectro.

Antiviral y antibacteriano – La actividad antivírica se basa, principalmente, en una de sus prontocianidinas. La Sangre de Drago es un coadyuvante a la hora de tratas diferentes virus, herpes…

 

Si quieres saber más, escucha a Eduardo Sanz en Onda Cero.

Related posts