La reflexología podal es una técnica terapéutica basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados ‘zonas reflejo’. Es relajante, activa la circulación sanguínea y el sistema inmunológico, equilibra el organismo y 
resuelve disfunciones corporales.

La reflexología es una herramienta que libera los recursos bloqueados de la enfermedad y que ayuda a la autocuración de las personas. El estado de bienestar físico o psicológico con el que finaliza una sesión de reflexología podal se debe a que estamos desbloqueados, la energía interna fluye mejor y el cuerpo se reorganiza hacia un estado más equilibrado física y psíquicamente.

¿Para que sirve?

Posiblemente algunas personas conozcan esta técnica de una forma secundaria, por referencias de alguien. Sin embargo, se desconoce hasta que nivel se pueden alcanzar beneficios con esta terapia.

Durante una sesión de Reflexología se trabajan todos los puntos reflejo haciendo especial énfasis en los puntos de los órganos afectados. Entre las patologías más frecuentes podemos señalar:

  • Trastornos respiratorios, digestivos, cardiacos, circulatorios, urinarios, hormonales, etc.
  • El sistema linfático
  • Dolor de cabeza y migraña
  • Ansiedad y depresión
  • Trastornos del sueño
  • Problemas de Espalda, dolor muscular y articular
  • Ojos y oídos
  • Alergias

Estos son solo algunos ejemplos del sinfín de beneficios que la reflexología nos puede aportar en una rutina diaria cada vez más dura.

El servició de reflexología será impartido por la terapeuta profesional Sandra Laiglesia.

Pide cita y empieza a sentirte mejor. Teléfono: 976 29 91 76