Remedios Naturales para el dolor de garganta

Lo primero, debemos tener claro que aunque a veces utilizamos indistintamente los términos dolor de garganta, faringitis y amigdalitis, no son la misma cosa.

Amigdalitis se refiere a las amígdalas cuando existe inflamación de estas. Faringitis es una infección causada por un tipo específico de bacteria, estreptococo. Los síntomas de la faringitis, suele ser que  las amígdalas se inflaman, y la inflamación puede afectar los alrededores de la garganta.
Otras causas de dolor de garganta son los virus, y estos solo pueden causar inflamación de la garganta alrededor de las amígdalas pero no de las amígdalas en sí.

Para estos tipos de “dolores de garganta”, os dejamos algunos consejos y remedios naturales para combatirlos:

1) Nuestra primera opción como no, es Propoleo. Para cualquiera de las 3 afecciones (faringitis, amigdalitis o un simple dolor de garganta), la opción más aconsejable es propoleo (antibiótico y antiséptico natural), pero reforzado con extracto de semillas de pomelo, excelente antivírico y antiséptico, y con Erisimo, también conocida como la planta del cantor, os ayudara a suavizar enormemente el picor y dolor de garganta. En vuestro herbolario podéis encontrar productos que en su formulación incluye los componentes mencionados (además también podéis encontrarlo en formato de spray).

2) Utiliza las hojas de salvia y realiza un emplasto caliente con ellas, después aplícalo directamente en la garganta, al hacerlo, si es posible envuelve el emplasto con un pañuelo para que le dure más el calor. También puedes utilizar la salvia para realizar infusiones y realizar gárgaras, muy recomendable ya que es bastante efectiva.

3) Otro enjuague a realizar es con bicarbonato. Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso de agua tibia, y usa el líquido para realizar gárgaras. El sodio contenido en el bicarbonato te ayudará a aliviar el dolor, las molestias y prevenir la infección. Es recomendable hacerlo al menos cuatro veces al día.

4) Para aquellos que el sabor del Bicarbonato os resulte muy fuerte, podéis probar a mezclar  tres cucharadas de jugo de limón con una cucharada de bicarbonato en un vaso de agua y aplicarlo con el mismo procedimiento anterior. El limón hace más agradable el sabor, además de ser un maravilloso antibacteriano natural.

5) Otro remedio que también os ayudara a aliviar el dolor es realizar gárgaras con zumo de limón y miel: Exprime un limón, y añade una cucharadita de miel.

6) Por supuesto si hablamos que tenemos una infección causada por una bacteria, no podemos olvidarnos del antibacteriano por excelencia; el ajo (lo mas cómodo es tomarlo en perlas, y de esta forma también evitamos el desagradable sentimiento de “que repitan”.

7) A nivel de infusiones, junto la salvia que hemos nombrado antes, lo más recomendable es realizar un par de infusiones al día de Drosera o de tomillo (es muy antiséptico).

Para prevenir que vuelvan a aparecer:
A tope con la vitamina C. Al menos 1 gr día. Y si sois de los que tenéis el estomago delicado o queréis optimizar la absorción os recomendamos que la vitamina esté en formato de ester-c  (ascorbato cálcico) que es más suave al estomago y con mayor capacidad de asimilación.

Si os preguntáis que alimentos debéis tomar, en cuanto os empecéis a notar el dolor de garganta aprovechad para tomar papaya, limón, naranja, mandarina, ajo y verduras.

Y sobre todo, no os olvidéis del extracto de propoleo con semillas de pomelo y/o Erisimo!!!.