Semillas Germinadas: Buenisimo, bonito y barato

Los germinados son un gran desconocido dentro del mundo de la alimentación natural, y, sin embargo, son muy saludables, increíblemente fáciles de preparar, y proporcionan una gran variedad de sabores y propiedades.

Un Germinado es una semilla natural que puedes adquirir en cualquier herboristería. A diferencia de otras semillas que ya están germinadas, esto es, que ya están listas para ser consumidas, los germinados son semillas latentes que se venden para que el comprador las haga crecer, -germinar-, en su casa.

Para poder germinar semillas, hacen falta dos cosas. Por un lado, semillas, y, por otro lado, una germinadora. Una buena germinadora tiene un diámetro de entre 20 y 25 cms., dispone de varias alturas para poder colocar distintas semillas de forma separada, tiene un coste de aproximadamente 20€, y dura muchísimos años. Merece mucho la pena invertir esta cantidad, ya que existen alternativas más económicas pero que permiten obtener menos semillas aptas para su consumo, por lo que acaban saliendo caras a medio plazo.

Lo más fácil es usar una bandeja para cada tipo de semilla que queramos consumir. Lo único que hay que hacer es repartir unas pocas semillas en cada bandeja, regarlas cada día, y, en función del crecimiento de cada modelo, habitualmente se pueden empezar a consumir entre 2 y 4 después de iniciar el proceso. En cada envase de semillas para germinar el fabricante nos indicará cuál es el periodo ideal de cultivo.

Cuando ya tenemos una germinadora, es cuestión de elegir qué tipo de semillas queremos consumir. Se pueden adquirir multitud de modelos diferentes, y lo interesante es que en función de qué parte de nuestra salud queramos mejorar, tendremos múltiples opciones. Hay variedades con un gran contenido proteínico, vitamínico, de minerales, aminoácidos, etc. De este modo, hay semillas altamente recomendables para disminuir el colesterol, ayudar al hígado, etc.
Otro de los grandes beneficios de los germinados, es que la gran mayoría son alcalinizantes, propiedad muy importante, ya que muchísimas personas adolecen de exceso de acidez en sus cuerpos, situación que provoca el desgaste prematuro de las células y facilita la entrada y asentamiento de parásitos, bacterias u hongos.

Un paquete de germinados dura semanas, y los de alta calidad tienen un coste de aproximadamente 2€ la unidad, por lo que esta es una vía sencilla y barata de ver mejorada tu salud.
En cuanto a la forma de consumirlos, los germinados admiten múltiples opciones. Desde comerlos directamente de la germinadora, a mezclarlos con ensaladas y sopas, o utilizarlos en batidos verdes.
Un concepto muy extendido y erróneo es que la proteína se encuentra casi exclusivamente en la carne, cuando hay un buen número de semillas con un aporte proteínico igual o incluso superior al de ésta. Lo ideal es consumir las semillas crudas, es decir, sin freírlas, cocerlas o hervirlas, ya que así mantendrán intactas todas sus propiedades. En la cocina mediterránea calentamos mucho las verduras que consumimos, y cuanto más lo hacemos, más propiedades (vitaminas, aminoácidos, otros) se pierden.

Para facilitar la búsqueda de las semillas que más nos interesen por su aporte nutricional, podríamos hacer una sencilla clasificación y ofrecer 2 o 3 opciones para cada una de ellas:
–    Para detoxificar: rúcula y mostaza para ayudar al hígado, berro para reducir el nivel del azúcar, chía para regular la digestión y nivel de azúcar en sangre
–    Para disminuir el colesterol: puerro, girasol, trigo sarraceno, azuki, ajo oriental
–    De alto valor proteínico: judía mungo (más de 20% de proteína), alfalfa (más de 30% de proteína), guisante (más de 20% de proteína)
–    De alto valor vitamínico: albahaca (vit. A y B1), alforfón (vit. B, E y P), puerro (vit. A, B y C)
–    De gran contenido mineral: trigo sarraceno también llamado alforfón (cromo, cobre, magnesio y manganeso), puerro (calcio, potasio, fósforo y hierro) y berro (calcio, potasio, yodo, hierro y fósforo)
–    Otras aportaciones: chía (altísimo contenido en Omega-3,  aporta todos los aminoácidos esenciales), ácido fólico (trigo sarraceno y azuki)

La información contenida en este artículo tiene un carácter estrictamente informativo y/o divulgativo. No puede ser considerada en ningún caso como sustitutiva de la prescripción, diagnóstico o tratamiento médico. Si tiene cualquier enfermedad o dolencia le recomendamos que consulte con su profesional de la salud.

Santiago Huerta es colaborador de La Salud, experto en Rebirthing y Energía Cuántica (Re-equilibrio Energético del cuerpo). Para más información, contactar por teléfono (655-899669) o email (info@tufuerzainterior.es)