¿Talones agrietados? Nosotros tenemos los remedios naturales que necesitas

El problema de los talones agrietados radica, esencialmente, en la capa externa de la piel. Sin embargo, a veces puede extenderse a la dermis, generando un intenso dolor a nivel interno. Si quieres acabar con estas molestias y con las grietas que arañan tus talones, sigue las siguientes instrucciones:

 

Paso 1 – Sal del Mar Muerto con miel para exfoliar:

El primer paso consiste en mezclar una taza de miel con un poco de sal del Mar Muerto y hacerse un masaje. Conseguiremos así, librarnos de las células muertas, para que, posteriormente, la piel se regenere y podamos suavizar su textura.

La miel tiene propiedades muy beneficiosas para la piel. Ayuda a hidratar  y suavizar eficazmente la superficie de tu piel.

 

Paso 2 – Emoliente/Calmante de avena para talones agrietados:

Mezcla harina de avena y un poco de aceite de jojoba hasta conseguir una pasta. Aplícala con suaves masajes circulares en la zona afectada, déjalo actuar 10 minutos y retíralo con agua tibia.

Este exfoliante natural de avena ayuda a suavizar la piel de los talones, ablanda la dureza y contribuye a una mejor apariencia del pie.

 

Paso 3 – Hidratación/Regeneración: 

 

Aceite de coco o aguacate

Hidrata tus pies cada noche con una mezcla al 50% entre aceite de coco y aguacate. Si es posible duerme con unos calcetines finos para mejorar la hidratación.

 

Manteca de Karité

La manteca de karité se obtiene del fruto del árbol del karité, originario de países del Oeste y Este de África. Su nombre significa literalmente “árbol de la mantequilla”. Es muy hidratante y nutre la piel en profundidad, por lo que sienta genial a pieles estropeadas y secas. También es un excelente cicatrizante y regenerador cutáneo, y ayuda a las pieles con problemas de irritación y sensibilidad.

La manteca de karité protege la piel del sol, pues es capaz de filtrar parte de los rayos UV. Contiene vitaminas A y E (antioxidantes naturales), creando una barrera protectora que frena el envejecimiento de la piel y ayuda a mantener su elasticidad (por lo que se emplea para reducir la proliferación de arrugas).

 

Related posts