Tintes naturales no agresivos para el cabello

Los tintes que habitualmente conocemos suelen contener muchos compuestos químicos tóxicos como parabenos, colorantes o siliconas que suelen producir irritaciones y alergias.

 

Afortunadamente tenemos a nuestra disposición tintes vegetales que no están compuestos por estos productos irritantes. Tienen ingredientes naturales, aceites y extractos vegetales como la henna, manzanilla, el hibiscus, el café, la remolacha, salvia, romero o nogal.

 

La henna, apesar de ser conocida por ser un tinte vegetal, no es más que una de las plantas que forman la mezcla, es la que le da al tinte ese color rojizo. Además existen otras plantas que confieren al tinte otros tonos: rubio, castaño, moreno, negro, índigo…

 

Dado que no tienen óxidos en la composición ni tampoco otros compuestos tóxicos, estos tintes son ideales para personas alérgicas ya que no irritan la piel.

 

Algunos de estos tintes llevan ingredientes reparadores como el aceite de argán, el ginkgo biloba o ácidos de frutas, cuando se utilizan hacen un efecto similar al de una mascarilla para el cabello.

 

Un truco que os recomendamos es añadir sal y té negro para mayor durabilidad del tinte sobre el cabello.

 

No penetra en el cabello

Para esto, la henna es el mejor aliado y la opción menos agresiva.

 

Fortalece el cabello

Al contrario que los tintes químicos esta no penetra en el cabello sino que además lo fortalece y revitaliza.

 

Más densidad a cada hebra

La henna recubre cada pelo, por tanto es muy buena con l@s chic@s con cabello fino y sin cuerpo. Con ella se logra mayor densidad y grosor en las hebras.