Espaguetis de calabacín

Hoy os traemos otra recetilla, muy sana y que nos va a ayudar a que nuestros peques coman un poco mas de verdura y hortalizas de una forma divertida

 Ingredientes para 4 personas:
–    4 calabacines grandes
–    Soja fina texturizada (unos 200 gramos)
–    Una cebolla grande
–    Un pimiento verde
–    Un bote de tomate triturado (yo uso Cal Valls Bio)
–    Cúrcuma (una chuchara de postre)
–    Pimienta negra (una pizca)
–    Hiervas provenzales (romero, orégano etc. Una cucharada de postre)
–    Aceite de Oliven Virgen Extra (2 cucharadas soperas)
–    Sal marina (yo uso sal Himalaya)

Preparación paso a paso:
–    Cortamos los calabacines a tiras muy finitas (como espaguetis). Yo lo hice con la ayuda de una mandolina
–    Los vamos colocando en la bandeja de horno, una vez que los tengamos todos le ponemos un poco de sal para que saquen el agua y los metemos unos 20 minutos a 160 grados en el horno
–    Mientras que el calabacín está en el horno, ponemos la soja texturizada en un cuenco con agua para hidratarla durante unos 10 minutos (para unos 200 gramos de soja necesitaremos unos 400 ml de agua). Una vez pasando el tiempo, le quitaremos bien el agua y reservamos.
–    Para hacer el sofrito colocaremos el Aceite en una sartén y añadimos la cebolla, cuando se vea un poquito cocinada ponemos el pimiento. Una vez este pochado añadiremos la soja (bien seca), las especies y la sal al gusto.
–    Añadimos el tomate triturado y lo dejamos que se fría con el resto del sofrito unos 15 minutos a fuego medio.
–    Por último mezclaremos los calabacines con el sofrito, y listo para servir!

Es un plato riquísimo y muy sencillo.  Y a los niños les suele gustar

El plato contiene soja y verduras, por lo que es un plato muy completo desde el punto de vista nutricional. 

Proteína de Soja:
Para que os hagáis una idea 250 gramos de soja texturizada aportan 33 gr de proteína lo que equivale a 2 filetes de carne. Destacar también que el aporte en grasas es bajísimo.  La soja también aporta fibra, vitaminas grupo B, omega 3 etc.

Sal del Himalaya:
Consulta aquí nuestro artículo sobre las propiedades de la Sal del Himalaya.

Cúrcuma:
El rizoma de Cúrcuma es una de las plantas que mayor aceptación esta teniendo debido a sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y para el hígado. Tiene un sabor neutro aunque un poco picante.

Es un potente protector del hígado gracias a sus principios activos (curcumina…). Ayuda en la función colagoga y colerética, favoreciendo el drenaje y vaciado de la vesícula biliar.
De esta forma actúa como un tónico estomacal que estimula las secreciones de jugo gástrico y pancreático, facilitando la digestión. Está aconsejada para los que padecen dispepsia (gases), digestiones lentas, gastritis crónica o inapetencia.

Destacar su capacidad antiiflamatoria debido a su contenido en curcuminoides. Actúa como un antiinflamatorio natural muy útil en casos o enfermedades donde existe inflamación (dolor menstrual, Colitis, artritis, enfermedades intestinales…

Es muy recomendable añadir una pizca de pimienta negra al consumo de cúrcuma ya que aumenta exponencialmente la capacidad de absorción de la cúrcuma por parte de nuestro organismo.