¿TE CUESTA CONTAR OVEJITAS?

El insomnio es uno de los trastornos de sueño más comunes y puede tener consecuencias directas sobre tu rendimiento físico y mental. Se caracteriza por problemas para conciliar el sueño, quedarse dormido, o ambas cosas. Os dejamos algunos remedios naturales que podrán ayudarte a combatirlo:

 

Triptófano (5HTP)

La administración de este compuesto antes de acostarse ha demostrado ser beneficiosa en el tratamiento del insomnio, especialmente en la mejora de la calidad del sueño, aumentando el sueño (REM). Este es un problema muy extendido en nuestra sociedad por los ritmos de vida, estrés, que además empeora con la edad.

Magnesio

El insomnio es uno de los síntomas de una deficiencia de magnesio. Un gran número de parasomnias (terrores nocturnos, hablar en sueños, síndrome de piernas inquietas…) pueden estar relacionados con deficiencia de magnesio.

Por el contrario, una dieta rica en magnesio está asociada a un sueño de alta calidad y pocos despertares nocturnos.

Vitaminas del grupo B

Especialmente la B5 y la B12, aunque ya sabemos que las vitaminas del grupo B es mejor tomarlas en complejo, ya que mejora muchísimo la absorción. Su deficiencia se asocia a dolores de cabeza, alteraciones de sueño. Sobre todo, es muy práctica cuando los problemas para dormir vienen provocados por un exceso de estrés.

Plantas medicinales: Pasiflora

Muchas plantas tienen propiedades tranquilizantes y somníferas: amapola, valeriana, pasiflora, espino blanco, azahar… puedes tomarlas en forma de infusión, extracto (gotas) o cápsulas.

Tradicionalmente, la Pasiflora se ha empleado  como sedante natural, con efectos demostrados sobre los patrones del sueño (incrementando la calidad y duración del sueño). Además, la pasiflora, al igual que otras plantas sedantes, no crea dependencia y no presenta efectos secundarios.

Si eres de los que sueña mucho, evita tomar valeriana por la noche.

Melatonina

Es una hormona que nosotros segregamos de forma natural. Es segregada por la glándula pineal. Por la noche, la melatonina se produce para ayudar a nuestros cuerpos a regular nuestros ciclos del sueño.

A medida que llegamos a los 20 y 30 años, la producción de melatonina tiende a estabilizarse. Y una vez que tenemos la edad de 40 años, la producción de melatonina comienza a disminuir (y continúa haciéndolo).

Entre los alimentos que aportan melatonina, estos los más comunes: la avena, las cerezas, el maíz, el vino tinto, los tomates, las patatas, las nueces, almendras, las bayas de goji y el arroz.

Related posts