¿Todas las vitaminas C son iguales?

Durante los cambios de estación y durante las épocas de temperaturas más frías, nuestras defensas agradecen un pequeño apoyo. Es por eso que la Vitamina C aumenta su popularidad en estas temporadas. Sin embargo, puede sorprender la gran variedad de opciones que existen a la hora de elegir suplementos de esta vitamina.

En el artículo de hoy os proporcionamos información sobre las principales vitaminas C, cómo tomarlas, cuál se absorbe mejor… Todo lo que necesitas saber antes de comprar vitamina C.

Antes de empezar, es importante recordar sus tres características básicas:

  • No es sintetizable por el organismo, por lo que se debe ingerir a través de alimentos o suplementos.
  • La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, así es capaz de disolverse en agua en mayor o menor cantidad, y nuestro cuerpo no la va a almacenar en grandes cantidades.
  • Se oxida rápidamente y por tanto requiere de cuidados al momento de exponerla al aire, calor y agua. Por tanto cuanto menos calor se aplique, menor será la pérdida de contenido. Las frutas envasadas por haber sido expuestas al calor, ya han perdido gran contenido vitamínico, lo mismo ocurre con los productos deshidratados. En los zumos, la oxidación afecta por exposición prolongada con el aire y por no conservarlos en recipientes oscuros.

Tipos de vitamina C:

Ácido ascórbico:

Esta es la forma más económica y habitual de suplemento de vitamina C. Sin embargo, no significa que sea la mejor forma en términos de absorción.

El ácido ascórbico es «ácido», su pH está entre 2,1 y 2,6, y no deberíamos tomarla si sufrimos de algún tipo de  trastorno gástrico, estómago sensible, antecedentes de úlcera, colitis, síndrome de intestino irritable (SII) o cualquier forma de afección intestinal o inflamación.

La tasa de absorción de este tipo de vitamina C es la más baja de todas en torno al 20-30%. Esto quiere decir que, por cada 1000 mg que tomas, tu cuerpo absorbe en torno a 200-300 mg.

Este formato de vitamina C se libera en nuestra sangre entre 1-2 horas de haberla tomado. Por tanto, no tendría mucho sentido tomar grandes cantidades de Vitamina C de forma conjunta, ya que el organismo se saturaría, dejaría de asimilarla y las eliminaría por la orina.

Nuestra recomendación es que si vas a tomar Vitamina C en este formato, lo hagas en bajas concentraciones y repartidas a lo largo del día.

Si tomas este tipo de vitamina y quieres aumentar un poco su absorción, puedes conseguirlo  disminuyendo la velocidad de vaciado del estómago, es decir, tomándola con comida, y evitando tomarla en ayunas.

Como curiosidad, el nombre “ascórbico” procede del prefijo a- (que significa “no”) y de la palabra latina scorbuticus (escorbuto), una enfermedad causada por la deficiencia de vitamina C.

 

Ácido ascórbico efecto liberación sostenida o prolongada

Hay algunos suplementos de ácido ascórbico que ya vienen en formato de liberación sostenida. De esta forma, la cantidad que tomamos no se libera toda a la vez, sino que lo hace a lo largo de varias horas.

Dependiendo de la marca o producto, podemos encontrar efectos de liberación retardada de hasta 24 horas. Esto incrementa enormemente la biodisponibilidad de la vitamina C respecto al ácido ascórbico simple y evita que la perdamos por la orina.

De esta forma, aunque solo se haga una toma de 1 gramo, esta se irá liberando en nuestro cuerpo poco a poco sin llegar a saturar los niveles de vitamina C.

 

Ascorbato cálcico/sodio- Formatos no ácidos

Los ascorbatos son formas no ácidas y suaves de vitamina C, cuyo pH suele estar entre 5 y 7.  Resulta mucho mejor para el intestino que el ácido ascórbico, ya que son bien tolerados por las personas con problemas estomacales y digestivos.

Su porcentaje de absorción es ligeramente superior al del ácido ascórbico.

 

Vitamina C Liposomada

Un liposoma es una pequeña burbuja de grasa sintética en la que se encapsulan los nutrientes. Es capaz de entregarlos a las células. Fabricado mediante un proceso nano tecnológico, el liposoma se obtiene a partir de fosfolípidos, generalmente derivados de la lecitina de girasol o de soja.

Este proceso mejora la absorción entre el 50-60% de la dosis que ofrece la vitamina C nativa (ácido ascórbico o ascorbatos), llegando a tasas de hasta un 80-90%.

Puedes encontrar el tipo de vitamina C  que más se adapte a ti en nuestra herboristería La Salud, puedes mirar los horarios aquí.

Además, puedes consultar otros artículos sobre consejos naturales en el periódico digital Empresas ON.

Related posts