Cerrar

5 OLIGOELEMENTOS PARA TU BOTIQUÍN NATURAL

los oligoelementos más importantes
Compartir

Si eres de los precavidos, seguro que tienes preparado para cubrir los  “porsiacasos” un botiquín de primeros auxilios. Ahora bien, si prefieres conformarlo con productos naturales y oligoelementos, en este artículo encontrarás las claves esenciales para hacerlo.

Lo primero y antes de nada, recordemos qué es un oligoelemento.

Su nombre hace referencia a todo material que posea las siguientes características:

  1. La concentración es muy baja (menos de 1 miligramo por kg de peso)
  2. Es necesario o esencial para el organismo
  3. Su carencia o exceso produce la aparición de una patología (normalmente reversible después de la corrección).

A lo largo del tiempo se ha demostrado que la utilización de ciertos oligoelementos en cantidades pequeñas juegan un papel biológico esencial. De hecho, administrar pequeñas dosis para reequilibrar el organismo es lo que dio inicio a la oligoterapia. Sin olvidarnos de que su acción catalítica es indispensable para el funcionamiento de los sistemas enzimáticos. 

Sabiendo esto, resulta curioso escuchar de manera más frecuente la necesidad de complementar las vitaminas; más aún cuando es un hecho comprobado que las deficiencias minerales son incluso más usuales que las vitamínicas. 

Veamos, ahora, algunos oligoelementos y sus principales indicaciones

BISMUTO (Adiós a la afonía)

Si bien es cierto que las sales de bismuto se ha utilizado desde hace años por sus efectos antisecretores y antimicrobianos, también destacan por su acción antiséptica, ya que son realmente eficaces para las inflamaciones de garganta, amigdalitis, laringitis y, sobre todo, para los casos de afonía.

¿Cuándo se utiliza? En períodos cortos de  7-14 días. 

¿Qué cantidad? 2 ampollas diarias al principio y reducir a 1 en cuanto se observe mejoría. Importante que las tomas sean alejadas de las comidas (1 hora antes o 2 horas después). 

COBRE (El anti-catarros)

El cuerpo humano contiene unos 100-150 miligramos de cobre. Asimismo, este oligoelemento juega un papel antiinflamatorio y antiinfeccioso, además de que colabora en el crecimiento óseo y tisular y facilita la absorción del hierro.

La experiencia nos dice que el cobre es el número uno para catarros y gripes. No obstante, si se toma al comienzo de los síntomas, los resultados se vuelven mucho más positivos. 

¿Cuándo se utiliza? En los periodos cortos de  7-10 días.

¿Qué cantidad? 

  • Para catarro o gripes: 3-4 ampollas al día cada 6-8 horas.
  • Para otros tratamientos: De 1 a 2 ampollas al día.

AZUFRE (Piel sana)

El azufre se encuentra, entre otras partes de nuestro organismo, en las paredes arteriales, en la bilis o en la insulina. De la misma forma, juega un papel esencial en el mantenimiento de la estructura proteica, activa ciertas enzimas de la respiración celular y participa en procesos de detoxificación hepática. 

Todo esto hace que esté indicado para todas las patologías cutáneas, en especial las reincidentes, eccemas, dermatosis en general, psoriasis, urticaria y acné. En caso de reumatología, ayuda a mejorar en casos de artritis, artrosis y artralgias.

¿Cuándo y qué cantidad utilizar? Tomar 1 ampolla al día alejada de las comidas.

CROMO (Anti-picoteo)

El cromo es un oligoelemento imprescindible en  nuestro organismo.  Interviene activamente en la regulación de los niveles de azúcar (o glucosa) en sangre inhibiendo el deseo por el dulce. Además, facilita la absorción lenta para los hidratos de carbono y ayuda en la acción de la insulina y la descomposición de la glucosa.

El cromo trabaja como potenciador de la insulina siendo un gestor en la utilización del glucógeno. De esta forma está indicado para estados prediabéticos. 

También favorece a nivel hepático el colesterol HDL (lo que se conoce como colesterol “bueno”). 

MANGANESO (Alergias)

El manganeso tiene una acción sobre las reacciones de oxidorreducción, especialmente en el hígado. Normalmente, es muy indicado en las alergias, en las que previene la liberación de los mediadores químicos de la anafilaxia. Se considera útil en casos de: eccemas alérgicos, asma, migrañas alérgicas, fiebre de heno y alergias alimentarias.

Por otro parte, en el metabolismo de los lípidos, activa el factor clarificador de la grasa en el suero (lipasas) y, también, lo podemos utilizar para algias fugaces y artralgias.

¿Cuándo y qué cantidad utilizar? Tomar entre 3 y 6 ampollas a la semana.

Si quieres leer más artículos sobre alimentación y hábitos saludables, puedes consultar el diario digital económico de Aragón Empresas ON.

 

 

Chat