Cerrar

Agua dialítica, un remedio natural para los cálculos renales y biliares

Compartir

Sufrir cálculos renales, biliares o contar con niveles de ácido úrico elevados, es muy común, por ello hoy te presentamos uno de los métodos naturales más utilizados para disolverlos y disminuir los niveles de ácido úrico.

Sigue leyendo y descubre todo acerca de este sistema para conseguir agua dialítica, que se invento en España y obtuvo el reconocimiento en el salón de Ginebra de 1978.

¿Qué es el agua dialítica y cómo se crea?

Es un agua cargada eléctricamente que le otorga al agua propiedades para disolver cuerpos cristalinos.

El agua dialítica no modifica las características químicas del agua, sino su estructura física (la posición de sus átomos). Se obtiene un agua, con una gran capacidad para disolver cristales y cálculos, gracias a su elevado poder dieléctrico, lo que se consigue aumentando el momento dipolar, es decir, la asimetría de la molécula del agua.

Para crear el agua dialítica necesitamos una energía que modifique la posición de los átomos que constituyen la molécula de H2O, lo suficiente para que “descoloque” ligeramente los átomos de H con relación al de O.

Esto lo podemos conseguir mediante el sistema patentado SLACKSTONE II ®, del que te hablamos a continuación.

SLACKTONE II ®

Este sistema, creado por los Laboratorios Yborra, está compuesto por una ampolla de cristal. Esta ampolla, herméticamente cerrada, en cuyo interior se encuentran macro cristales de un tamaño determinado, de cloruro de sodio y cloruro de litio, debidamente preparados y tratados con un aldehído cinámico de elevado momento dipolar, para facilitar la transmisión energética a través del vidrio de la ampolla

De la unión de estos cristales se produce la emanación de una energía. El Sistema SLACKSTONE II®, se ha demostrado como uno de los más adecuados para encerrar los cristales de sodio y de litio que crean cientos de pequeños campos electrostáticos que, sumados, generan un campo circular alrededor de la ampolla.

¿Cómo funciona el sistema SLACKSTONE II®?

Por un lado, el vidrio de características especiales que se utiliza en la fabricación de las ampollas del Sistema SLACKSTONE II®, permite el paso de esa energía, para conseguir el agua dialítica que previene la formación de cálculos.

Para preparar el agua dialítica, la ampolla del sistema se introduce y sumerge en un vaso de agua lleno de 250cl, durante al menos 24 horas. Esto hace que la energía electrostática que produce modifique el dipolo del agua, alterando ligeramente la posición de sus átomos y cargándola a su vez de energía dieléctrica o dipolar, con capacidad para disolver y disgregar otros cuerpos cristalinos, como, por ejemplo, las sales poco solubles de calcio.

Dosis aconsejada de SLACKSTONE II®

En cada caja del producto encontraremos dos ampollas y con cada una podemos preparar 40 dosis del agua dialítica, es decir, 40 vasos que son 10 litros de agua.

Es recomendable, que las personas que padecen de cálculos renales y/o biliares se tomen dos vasos diarios. Uno por la mañana en ayunas, treinta minutos antes de la primera comida y otro una hora antes de la última comida del día. Sin embargo, en los casos menos graves es aconsejable tomarse un solo vaso antes de desayunar.

Aspectos a tener en cuenta acerca del agua dialítica

La ingestión de Agua Dialítica está indicada siempre que sea necesario eliminar y/o evitar que se formen cálculos, cuerpos cristalinos en el organismo. Te presentamos algunos de los casos en los que es aconsejable llevar a cabo este remedio natural:

Litiasis renal

La litiasis renal es la enfermedad producida por la existencia de cálculos en los riñones o en las vías urinarias. En este caso es necesario disgregar los pequeños cálculos que existan, eliminar las capas más superficiales e indefensas de los cálculos, como vértices y aristas y favorecer su expulsión.

La ingesta del agua dialítica contribuye a dividir los cálculos grandes, transformándolos en otros más pequeños y después en arenillas, que pueden ser expulsados sin dolor apreciable.

Además, aumenta la solubilidad de las sales minerales que circulan por la sangre y orina, especialmente las cálcicas, evitando que precipiten y constituyan nuevos cálculos o incrementen el grosor de los existentes.

El tiempo de eliminación total depende de muchos factores (constitucionales de la persona, metabólicos, dietéticos, anatómicos, medicamentosos, etc.) y también del tamaño del o de los cálculos.

De cualquier forma, durante los 30 o 40 días iniciales del tratamiento ya se notan síntomas. El agua dialítica actúa agrediendo las partes más vulnerables del cálculo, rompiendo picos y aristas, produciendo arenillas que son eliminadas por la orina.

El paciente puede notar este proceso ya que los cálculos se mueven y varían su posición gracias a la acción del agua dialítica que disgrega el o los cálculos, hasta su total eliminación.

Cálculos biliares o colelitiasis

En el caso de los cálculos de vesícula o cálculos biliares (Colelitiasis), como su composición no es sólo mineral (tienen un porcentaje muy alto de colesterol, de grasa) y sobre todo si son de gran tamaño, es muy conveniente tomar, además del agua dialítica, una dosis extra diaria de aceite de oliva o de lecitina de soja.

Por una parte, el agua dialítica le quitará dureza al cálculo, dejando una bola gelatinosa de grasa que será disuelta con el aceite o la lecitina.

Gota ácido-úrico

En este caso, el agua dialítica elimina y/o no deja que se formen los cristales de ácido úrico, pero no influye sobre el nivel del mismo. Es decir, evitará las molestias y dolores producidos por la cristalización del ácido úrico, pero si se tienen unas tasas muy altas del mismo, deberá tratarse por otros medios (alupurinol, colchicina, etc.) para reducirlo.

Se deben tomar 2 vasos de agua dialítica al día y una vez eliminados los cálculos es recomendable un solo vaso como preventivo.

Arteriosclerosis

En los casos, principalmente en personas mayores, en los que se producen depósitos cálcicos en las arterias (en ocasiones microscópicos), el uso de agua dialítica disuelve esos depósitos cálcicos y hace que las arterias recobren su elasticidad, con lo que se facilita la eliminación del colesterol por otros medios.

Teniendo calcificaciones en las arterias, se deben tomar 2 vasos de agua dialítica al día y vez que sean eliminados es suficiente con tomar un vaso al día, como preventivo de que no se formen de nuevo.

Esperamos haber podido ayudarte y que te animes a probar el sistema SLACKSTONE II® para liberarte de ese dolor y esas molestias causadas por los cálculos. No dudes en preguntar a nuestros especialistas de Herboristería La Salud si te surgen dudas sobre el producto o su modo de preparación