Cerrar

Tipos de sales comestibles

descubre los tipos de sales comestibles que existen
Compartir

La sal es un de los condimentos básicos en nuestra alimentación diaria. Seguro que has probado la sal común, la sal gorda, las escamas de sal… Pero, ¿conoces todos los tipos de sal que existen? En este post te hablamos sobre ellos.

Sal marina

Existen dos diferencias principales entre la sal de mesa y la sal marina: su textura, su sabor y su procesamiento.

La conocida como sal común refinada tan solo contiene dos elementos: sodio (Na) y cloro (Cl). Además, debemos tener en cuenta la cantidad de conservantes y anticompactantes que suelen añadirle. De hecho, la sal común ha sido considerada por algunas publicaciones como alimento tóxico.

Por otro lado, la sal marina se consigue al desecar capturas de agua salada. Al extraerse directamente del mar, puede contener yodo y algo de magnesio, hierro o calcio.

Sal del Himalaya

sal del himalaya

Este tipo de sal tiene su origen en las montañas del Himalaya, en Nepal, y era conocida como “el oro blanco” por su contenido en iones de luz.

Hace más de 250 millones de años, la sal marina quedó cristalizada y acumulada en los yacimientos montañosos albergando en su composición orgánica una especial.

Podemos encontrar dos variedades de sal del Himalaya fina de mesa: sal blanca y sal rosada. Esta última toma un color rosado debido a su mayor contenido en hierro.

La sal cristalizada del Himalaya, contiene los 84 elementos que componen nuestro cuerpo en la proporción adecuada.

Algunos de los beneficios de la sal rosa del Himalaya

  • Regulador del agua corporal.
  • Previene los calambres de nuestros músculos por su contenido en magnesio.
  • Actúa como hipnótico, por lo que es estupenda para mejorar y regular el sueño.
  • Previene la aparición de las varices porque mejora la circulación.
  • Ayuda Equilibra el nivel de azúcar en sangre.
  • Equilibra la excesiva acidez de las células, en especial las del cerebro.
  • Buen preventivo en casos de sinusitis, mucosidad o flemas, asma, dolor de garganta y anginas (entre otros)

Sal de la Bretaña

sal de bretaña

La sal de la Bretaña se produce en las marismas de la península de Guérande (Bretaña Francesa) por evaporación natural del agua de mar bajo el efecto combinado del sol y el viento.

Es una sal marina natural, sin refinar y sin aditivos que es secada al sol y se muele en molino de piedra.

Se mantiene el color gris natural, para conservar las partículas de arcilla y el aroma y el sabor de alga “Dunalliella-Salina. Esta sal constituye una fuente natural de minerales y oligoelementos.

Recolectada a mano, es natural y especialmente rica en magnesio, y no contiene aditivos. Es ideal para el día a día, tanto para cocinar verduras, como para salar pescados o carnes.

Sal negra (Huevo)

sal negra con sabor a huevo

La sal negra del Himalaya, también conocida como “Kala Namak”, es una variedad muy conocida de sales volcánicas y debe a la composición mineral que contiene con hierro, azufre, y magnesio.

Pese a su nombre, la sal negra del Himalaya tiene más bien un color grisáceo-rojizo debido a que es de origen volcánico. Este tipo de sal tiene una característica muy peculiar, y es que no sabe salado, sino que tanto su olor, como su sabor, recuerdan al huevo. Esto se debe a su alto nivel de azufre, además de otros minerales como el hierro.

Posee un contenido bajo en sodio. Ayuda en el estreñimiento, ya que es laxante natural, ayudando a combatir también las flatulencias. También es buena para tratar las indigestiones y la hinchazón abdominal. Recomendable para casos de acidez, calambres, gases, flatulencia, anemia, obesidad y problemas de piel.

Sal de hierbas

sal de hierbas

Las sales de hierbas se elaboran utilizando una mezcla de cloruro de potasio, una sal “sin sodio”, apta para todas aquellas personas que deben seguir una dieta estricta sin sodio o una dieta baja en sal. Además, pueden contener una selección de plantas aromáticas y hortalizas frescas, como por ejemplo puerro, cebolla, pimiento, levístico, rábano picante, tomillo, romero, albahaca, mejorana, perejil, apio, limón, espinacas o ajo.

También suelen aportar yodo natural, a través de las algas marinas como la Kelp.

“Sal” de algas

sal de algas

Utilizar como sazonador una mezcla de algas molidas con especias es una de las maneras más fáciles de aplicar todo el sabor y propiedades del mar a tus platos y recetas.

Una de las algas más usadas en este tipo de sazonadores es el alga espagueti de mar, es un alga muy utilizada en Europa, contiene mucho calcio, por lo que es ideal para deportistas y personas con problemas óseos. Además, es el alga más rica en hierro.

A estas algas se le añaden especias como albahaca, tomillo, orégano, comino, apio… dando como resultado un sabor especial con un toque marino.

Sal Nigari (Cloruro de magnesio)

sal nigari

El nigari no es otra cosa que el nombre japonés que se le atribuye al cloruro de magnesio, una sal de mar cristalizada que no ha sido refinada.

¿Como se extrae?

El agua de mar se filtra y se concentra. Después, tan pronto como se forman los cristales de cloruro de Natrium, se separan del agua con la ayuda de una centrifugadora. El cloruro de magnesio de más calidad es aquel que se forma cuando se asientan estos cristales tras calentarse y enfriarse el agua y, finalmente, se rompen en pedazos.

Beneficios

Entre las propiedades del nigari o del cloruro de magnesio destaca su uso para corregir problemas de estreñimiento, pero sobre todo a nivel articular juega un papel fundamental ayudando en casos de artrosis, reuma, temblores musculares o fatiga. ¡Prueba la sal nigari!

Esperamos que te haya resultado útil esta información. No dudes en visitar nuestras redes sociales y nuestro podcast para conocer de más consejos sobre salud natural.