¿Es alergia o coronavirus?

Para estas fechas solemos hablar siempre de la aparición de las molestas alergias, ejemplos tenemos muchos en este blog y puedes consultar (ver publicaciones anteriores). La diferencia esta vez es que, a las incomodidades habituales, se suma una nueva incertidumbre y nos preguntamos, sobre todo los alérgicos “primerizos”, si es alergia o quizás coronavirus.

En este artículo queremos explicar cuáles son las diferencias entre un problema y otro cómo no confundir los síntomas. Bien es cierto, que los dos trastornos poseen algunos rasgos idénticos, sobre todo según indican los expertos, en los primeros días del Covid-19. La congestión nasal o la rinorrea pueden tener gran similitud con la alergia.

Sin embargo, tranquilo si es tu situación, en el caso de la infección por coronavirus, la enfermedad puede producir otros síntomas que no aparecen en un proceso alérgico, por ejemplo, la sequedad de las mucosas y la pérdida del gusto y olfato.

En este sentido los enfermos de coronavirus generalmente no tienen picor de nariz y ojos. Pero la diferencia fundamental radica en que la alergia no produce fiebre, ni otros síntomas como malestar general, abatimiento o dificultades digestivas.

Los síntomas de alergia pueden confundirse, en algunas ocasiones, con los del resfriado común. En los casos de asma el contagio del coronavirus puede producir más complicaciones si no tienen este trastorno bien controlado.

Para terminar, y por mirar el lado positivo de las cosas, en el caso de las personas con alergia al polen, el confinamiento podría ayudarles a combatir algunos de los síntomas. El permanecer en casa baja de forma considerable la exposición al alérgeno. No obstante, aquello que tengan alergias a los ácaros o al epitelio de animales, el encierro puede contribuir a lo contrario.

Si durante el confinamiento es importante cuidar tu alimentación y llevar una dieta saludable, en el caso de ser alérgico debes tener en consideración algunos alimentos que favorecerán a tu bienestar. Así deben evitar las carnes rojas y lácteos de origen animal, porque son rico en inmunoglobulinas E. El mismo anticuerpo que libera el organismo cuando está expuesto a elementos extraños, por lo que es recomendable que bajes su nivel de ingesta. Los dulces y pasteles tampoco son beneficiosos, pues pueden aumentar la secreción de mucosidad a nivel de la faringe.

Sí es recomendable la quercetina, un compuesto (bioflavonoide) derivado de algunas plantas que ayuda a estabilizar los mastocitos y bloquea la liberación de histamina.
El trigo sarraceno, los cítricos, cebollas, manzanas, avena, espinacas, té, tomates, la lechuga y el vino son naturalmente ricos en quercetina, no obstante, para los alérgicos lo más probable es que necesiten el uso de suplementos para acumular suficiente quercetina y así prevenir los ataques.

Uno de los grandes aliados de los alérgicos es la vitamina C. El brócoli es una de las verduras con mayor concentración de vitamina C, aunque se recomienda aumentar el consumo de la vitamina C al menos a 1 gr. al día para aliviar los síntomas de la alergia.

Puedes consumir infusiones de ortiga a modo de antihistamínico y ácidos grasos omega3, pues se convierten en una buena opción como anti inflamatorios naturales.

Lee otros consejos y recomendaciones en EmpresasON.

Related posts