10 terapias caseras para mejorar la circulación

Piernas cansadas, agotamiento… gran parte de los problemas circulatorios son consecuencias de pérdida de elasticidad en los vasos sanguíneos dificultando el tránsito de la sangre por todo el organismo.

Los síntomas de mala circulación de la sangre son:

• Pies y manos frías,
• Pesadez de las piernas
• Mareos
• Celulitis
• Aletargamiento
• Calambres nocturnos 

Es evidente que siempre debes contar con un profesional de la salud, pero puedes apoyar cualquier indicación que recibas con las siguientes terapias caseras que favorecen el aumento del flujo sanguíneo.

Esta situación es causada por una gran variedad de factores como alto colesterol, poca fibra en la dieta consumir en exceso sal y  sodio y no tomar suficiente líquidos entre otros. 

Aunque es cierto que el factor genético tiene cierta influencia en aparición de esta anormalidad, no debemos ignorar la necesidad de tomar las medidas a tiempo y ayudar a nuestro organismo.

A continuación te presentamos 10 terapias caseras que se aplican para mejorar la circulación en los pies, piernas y demás partes del cuerpo:

Terapia 1

Tomar infusión de ginkgo biloba: es un excelente remedio que dilata los vasos sanguíneos y aumenta la circulación, haciendo más elásticas las paredes arteriales. La investigación científica ha revelado que el ginkgo biloba aumenta la circulación por la dilatación de las venas y las arterias, y ayuda a mover la sangre a las plaquetas a través del cuerpo.

Terapia 2

Haz ejercicio por lo menos tres veces por semana para mejorar la mala circulación, ya que esto es clave para aumentar el flujo sanguíneo al corazón. Ejercita durante al menos 30 minutos cada día, incluso si es actividad física de baja intensidad, (pasear, estiramientos…) Todavia mejor si puedes realizar ejercicios que conllevan una mayora actividad cardiovascular, (trotar, correr, ejercicios aeróbicos…) ya que van a favorecer al máximo tu circulación.

Terapia 3

Estudios Científicos han demostrado que el jengibre y la pimienta de cayena también pueden ayudar a aumentar la circulación. El jengibre, por ejemplo, promueve el flujo sanguíneo mediante la disolución de coágulos que pueden reducir la circulación.

Terapia 4

Cuida lo que comes. Haz alimentos nutritivos de bajo índice glicémico, tales como las frutas y hortalizas frescas, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras y granos enteros, éstos deben ser el centro de tu dieta para de esta manera ayudar a aumentar la circulación y prevenir problemas de corazón. Reduce el consumo de alimentos ricos en grasas trans o grasas saturadas, sustituyéndolos por elementos ricos en ácidos grasos esenciales, tales como las nueces, salmón y aguacate, que pueden aumentar la circulación.

Terapia 5

Deja macerar unos 200 gr de flores de gordolobo en medio litro de aceite de almendra entre 7 y 15 días.  Guardalo en un recipiente de vidrio oscuro herméticamente para que no pierda ninguna propiedad.  Aplicalo sobre los pies que se encuentran fríos debido a problemas de circulación.

Terapia 6

Mantente siempre hidratado con agua purificada o mineral natural, que también puede ayudar en la función circulatoria, si además le añades un taponcito de agua de mar ayudaras a aportar las sales y aminoácidos que necesita tu cuerpo.

Terapia 7

Hierve en una cacerola con bastante agua un puñado de saúco, romero, cola de caballo, bardana y consuelda.  Dejalo reposar unos 30 minutos, cuelalo y añade la infusión resultante al agua de la bañera.   Tomate un baño relajante durante 15 minutos.  Cuando salgas del baño, tapate bien con una toalla o albornoz y mantente tapado durante al menos 10 minutos.

Terapia 8

Vierte en una taza de agua que esté hirviendo, una cucharada de postre de milenrama, una de tomillo y otra de salvia. Tápalo y déjalo reposar unos minutos hasta que lo cueles. Tomate una taza de esta infusión después de la comida principal.

Terapia 9

Prepárate un baño con 2  cucharaditas de hojas de tomillo secas, 15 gramos de hojas de castaño de indias secos, 2 cucharaditas de hojas de ortiga frescas y 2  tapones de agua de mar. Mezclar todo los ingredientes y vierte agua caliente.
Dejalo enfriar unos 20 minutos y viértelo en un recipiente mezclándolo con cuatro litros de agua.

Terapia 10

Asegurate que cuentas con los suplementos nutricionales para ayudar a aumentar la circulación. La buena circulación incluye suplementos de vitamina C, vitaminas del complejo B, calcio, magnesio, y aceite de pescado omega-3. También ten en cuenta la eficacia de los suplementos de vitamina E en la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca, ya que mejora la circulación sanguínea.