5 plantas medicinales que no deben faltar en tu terraza

Cada vez más personas se están sumando al uso de plantas para mejorar su salud e incluso las grandes marcas de belleza han comenzado a añadirlas a sus productos como un ingrediente principal. Ya nos encontramos en la estación más cálida y de nuevo nuestro instinto jardinero renace para tener la terraza o el jardín que siempre hemos soñado.

En el artículo de hoy vamos a hablar de 5 plantas medicinales que podemos cultivar muy fácilmente en casa para tenerlas siempre a mano para mejorar algunos problemas de salud. Opciones ideales para comenzar nuestro jardín medicinal.

 

  1. TOMILLO

Se adapta tanto a macetas como a jardineras medianas y grandes. Se usa como condimento y para la elaboración de sopas tonificantes, ideales en invierno. Los beneficios que obtenemos si infusionamos sus flores (secas) es que nos ayuda a  mejorar problemas digestivos, catarros, bronquitis y alergias. En uso tópico resulta útil frente al dolor reumático, el dental, contracturas o hematomas. Forma parte de numerosos productos cosméticos.

Parte utilizable: toda la planta.

Propiedades y usos: aporta vitamina K, hierro, magnesio y calcio. Antiséptica, antioxidante, analgésica, antibacteriana, expectorante.

 

  1. ALCARAVEA

Destaca por sus virtudes estomacales y carminativas. Crece bien en macetas y resiste las heladas, pero no lleva muy bien el tema del viento, así que dado nuestro maravilloso cierzo, solo lo recomendamos para terrazas recogidas. Tomada en infusión alivia los gases, la hinchazón abdominal y leves alteraciones hepáticas. Sus frutos dan sabor a bollos, panes y bizcochos.

 

  1. LAVANDA

Fácil de cultivar, y además necesita muy poco agua. Además de darle un toque vintage a tu balcón, la lavanda tiene muchas propiedades que seguro desconoces. Por ejemplo, ¿sabías que el té de lavanda se usa para tratar problemas urinarios? ¿O que el aceite de lavanda sirve para aliviar el reuma?

Destaca sus efectos calmantes y relajantes, por lo que normalmente se utilizan para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión y problemas asociados con los cambios de humor. Es antiséptica y anti-inflamatoria, aromatiza y sirve para mantener insectos alejados, se puede usar como anti-polillas colgando un ramito en el armario.

 

  1. EQUINACEA

Florece en verano y hasta mediados de otoño, tiene unas flores espectaculares y con lo que seguro os convertís en la admiración del vecindario. Se debe plantar a pleno sol. Resulta idea para decorar patios y jardines, y lo mejor es que precisa pocos cuidados.

Dada la situación actual, es una de las plantas a tener cerca, gracias a que potencia la respuesta inmunitaria. Si la aplicamos como emplaste, por vía externa, es un antiinflamatorio eficaz sobre la piel (heridas, quemaduras, inflamaciones…).

Su uso más habitual y por el que es más conocida es la relacionada con combatir enfermedades que suelen llegar con el otoño e invierno, como sinusitis, faringitis, gripe o catarros comunes. De hecho, existen estudios que indican que es tan efectiva como el antigripal más frecuente, pero más segura, puesto que presenta menos riesgos de complicaciones y efectos secundarios.

 

  1. ESTEVIA

También llamada hierba dulce, es conocida en todo el mundo por sus propiedades: potente edulcorante, muy baja en calorías, sin azúcares ni grasas saturadas.

El esteviósido es el principio activo principal de la estevia. Su poder endulzante es 200 veces más potente que la sacarosa y tiene un efecto ligeramente hipoglucemiante.

En la medicina tradicional china, las hojas de la hierba se utilizan para bajar la tensión arterial. En Sudamérica, las hojas de stevia se utilizan tradicionalmente para el tratamiento de la diabetes.

A la hora de posicionarla en nuestro balcón, le buscaremos un sitio soleado y no debemos olvidar que es una planta que debemos regar casi todos los días un poco.

 

Cultívalas tu mismo

1.- Toma en cuenta tu espacio, de preferencia en sol directo o resolana, de no ser posible a través de una ventana.

2.- Organiza contenedores o macetas que van a ocupar el espacio destinado.

3.- Tierra suelta de hoja.

4.- Elige las plantas que más se adapten a tus necesidades y las de tu familia, las que utilizarás de uso común.

6.- Mantenlas húmedas, el riego depende del lugar que se haya elegido.

7.- Debes tener tijeras especiales sólo para tus plantas, con buen filo (lávalas muy bien o desinfecta con alcohol en cada corte).

9.- Los cortes deben ser de la parte externa y al ras del tallo.

Consejo: Si no utilizas las hojas y ramas, ponlas a secar sobre papel de estraza o servilletas en  un lugar sin sol. Una vez secas, almacena en sobres o frascos y etiquétalos.

 

Si quieres saber más sobre plantas medicinales o adquirir semillas para crear tu propio jardín puedes preguntarnos, estaremos encantados de atenderte. Te esperamos en Herboristería La Salud, en la Calle San Vicente de Paúl 6.

Puedes leer más artículos y curiosidades sobre hábitos saludables en nuestro blog y en escuchar a nuestro experto Eduardo Sanz en el apartado denominado “En los medios”, además de en Empresas ON.

Related posts