Que te den… ¡bambú!

El bambú es fácilmente reconocible por su tallo y si miramos en su interior encontraremos un alto nivel de silicio, más de un 75%, además de hierro, potasio y sobre todo calcio. 

Al ser una fuente de calcio importante, en nuestros huesos el bambú contribuye a adherir el colágeno. Una proteína que disminuye conforme pasan los años y cuya función es similar a una malla soporte. 

Según diferentes estudios, el silicio posee un alto valor en la fase de osificación, principalmente en la síntesis del colágeno. Al intervenir en este proceso en nuestro organismo se obtienen beneficios relacionados con la flexibilidad articular:

  • Mayor resistencia del tejido óseo al disminuir el riesgo de fracturas.
  • Mejora de elasticidad y firmeza de los tendones.
  • Potencia la resistencia física.

Además el bambú ayuda a favorecer la elasticidad y la tonicidad vascular, pues consigue aumentar la impermeabilidad de las paredes de las arterias y el silicio orgánico evita que el llamado colesterol malo (LDL) quede adherido en ellas. 

Es muy recomendable en mujeres posmenopáusicas, aquellas que tienen osteoporosis y para las  personas que necesiten incrementar la densidad mineral del hueso.

En resumen, el bambú,  nos ayuda a remineralizarnos. Es un excelente compañero en épocas de crecimiento, situaciones de artrosis, reumatismos, artritis y en la mayoría de enfermedades que afectan a huesos, tendones, cartílagos y articulaciones que causan dolor o inflamación, pueden beneficiarse de las propiedades del silicio orgánico.

Protege y cuida la piel, pelo y uñas. Si “te dan bambú”, en realidad te están dando silicio, uno de los principales componentes estructurales de estos tejidos  y la causa de la aparición de arrugas y sequedad en la piel si sus niveles son bajos.  Un síntoma de falta de silicio, es la debilidad o fragilidad en las uñas. También es beneficioso para los dientes.

¿Sabías qué…?

Entre las causas que pueden acelerar la pérdida de silicio orgánico se encuentran la edad, la disminución de estrógenos (especialmente en la menopausia), la extracción de los ovarios o tiroides.

Respecto a las plantas medicinales, la cola de caballo (Equisetum Arvense) es el vegetal conocido que contiene más silicio orgánico, porque  puede contener entre un 10 y un 60 % de este mineral, dependiendo del clima y tipo de suelo. Si tienes las uñas agrietadas un opción muy recomendable para recuperarlas es sumergirlas en una infusión de cola de caballo.

Related posts