5 Remedios naturales para tener unas encías sanas

La presencia de microbios en la boca, la saliva y los dientes puede estar asociada a factores de la salud y de la higiene dental. Cuando los microorganismos consiguen sobrevivir y persistir mucho tiempo sobre la superficie dental, pueden organizarse y llegar a causar caries, gingivitis (enfermedades de las encías) o incluso enfermedad periodontal. Las encías enrojecidas, inflamadas o sangrantes pueden ser las primeras señales de una gingivitis.

Como recomendación general, además de todas las medidas higiénico-sanitarias, llevar una dieta baja en carbohidratos, rica en ácidos grasos Omega-3, en vitaminas C y D, y en fibras podría reducir la inflamación gingival y periodontal.

También existen varios remedios naturales efectivos para mantener la salud de tus encías. Muchos de estos componentes o plantas, los puedes encontrar “por separado”, o como parte de la fórmula de pastas de dientes o colutorios.

 

El enjuague bucal con aceite de coco se remonta hasta hace más de 3.000 años, concretamente en la India.

Dicha práctica se enmarca dentro de la medicina tradicional india, conocida con el nombre de Ayurveda, cuyo objetivo es la unificación del cuerpo, la mente y el espíritu.

Realizar un enjuague con aceite de coco ayuda a aliviar la infección bacteriana, previene las caries y cura la cavidad oral ayudando a que crezcan de nuevo las encías retraídas. Cada vez hay más informes que avalan su uso como colutorio para prevenir la aparición de placa bacteriana.

 

  • Sal:

El uso de la sal con fines medicinales tiene antecedentes en la antigua Grecia hace más de 2.000 años, donde era usada con fines antiinflamatorios. Hoy en día, existen estudios que comprueban que la sal tiene efectos positivos para la salud dental.

Enjuaga tu boca con una mezcla de media cucharadita de sal en 120 mililitros de agua tibia. La sal cuenta con propiedades antibacterianas que evitarán la proliferación de microorganismos que puedan empeorar la situación.

Se recomienda utilizarla en casos que presenten inflamación de las encías, como complemento del cepillado y el hilo dental. Otro efecto que se ha observado del agua con sal, tiene que ver con la regulación del pH de la boca. Cuando el pH de la boca es muy ácido, es más probable que ocurra una desmineralización del esmalte dental y la aparición de caries. Así pues, el enjuague con agua y sal puede ayudar a regular el equilibrio ácido-básico, fortaleciendo el estado de los dientes.

También es recomendado utilizar el enjuague de agua con sal para calmar dolores y favorecer la curación de pequeñas heridas bucales o de una cirugía dental menor como las extracciones.

Mientras más natural sea la sal, es decir, menos intervenida o refinada, mejor conservará sus propiedades.

 

  • Aceite esencial de Clavo:

Los dolores de muelas han sido tratados con aceite de clavo desde hace mucho tiempo, ya que es un gran aliado para combatir los gérmenes, bacterias y diversas enfermedades que se alojan en la boca. Alivia la hinchazón y tiene propiedades antiinflamatorias. Por eso se usa después de las comidas. Incluso se usa para deshacerse del mal aliento. Añadiendo 1-2 gotas de este aceite esencial en tu pasta de dientes podrás reforzar su acción bactericida.

 

  • Agrimonia

La agrimonia es una planta que se usaba tradicionalmente como medicamento natural. Además de su poder antiinflamatorio, combina tres propiedades excelentes para los problemas de encías:

  1. Es astringente.
  2. Facilita y acelera la cicatrización.
  3. Detiene las hemorragias de manera local.

Se puede tomar en forma de infusión por vía oral o en gargarismos y enjuague completo de boca, para tratar la gingivitis o inflamación de encías y en encías sangrantes.

También podemos añadir 1-2 gotas del aceite esencial de Agrimonia a nuestra pasta de dientes.

 

  • Extracto de propóleo

Junto con el ajo, el extracto de propóleo o própolis es uno de los antibióticos naturales más conocidos y efectivos. Su reconocimiento se debe a sus potentes propiedades como calmante y antiséptico, lo cual lo convierte en un remedio excelente para tener unas encías sanas y fuertes. Además es uno de los componentes con mayor evidencia científica sobre sus beneficios bucales. Se puede utilizar como enjuague  (20-30 gotas en 1/3 de vaso de agua) o también podemos añadir 4-5 gotas de tintura de propóleo directamente en la pasta de dientes.

 

Si quieres ampliar esta información para conseguir una mejor limpieza dental y bucal puedes leer nuestro artículo sobre pastas de dientes naturales.

 

Importante:  más allá de la conveniencia de nuestros consejos sobre remedios naturales, no debemos dejar de acudir al odontólogo ante cualquier problema o molestia bucal.

 

Related posts